martes, 1 de junio de 2010

Y SE VA LA SEGUNDA...

Después de tantas vueltas empecé el curso de inglés en EF. La primera semana de clases tuve una profesora regordeta y muy simpática que me hacía acordar a la típica maestra ciruela. Luego la cambiaron (desconozco la misteriosa razón) y nos pusieron a un profesor llamado Phil. Él es pelado, de unos 37 años y dice ser mitad inglés y mitad neocelandés. Tiene una gran boca con dientes brillantes que muestra siempre cuando sonríe con sus bromas habituales. Su muletilla es decir “Pretty sweet assss” y subir las cejas bien alto cuando explica alguna regla gramática o enseña vocabulario nuevo.
Del resto de mi clase diré que era como un zoológico con compañeros de distintas “especies”. Los latinoamericanos (argentinos, chilenos, colombianos) éramos mayoría. También había asiáticos, fundamentalmente chinos, japoneses y coreanos. Los europeos eran los menos: un chico alemán fanático del tenis, una dinamarquesa que tenía el look de Melissa Joan Hart en la serie Clarissa, un francés rubio que hablaba bien español y más tarde llegó una chica de Varese, Italia.

La mayoría tenía entre 16 y 20 años, era la mayor hasta que llegó la italiana. Excepto por la dinamarquesa Malou y un par de chilenos y argentinos que eran bastantes maduros, me sentía como sapo de otro pozo. Nunca tuve complejo de edad, me encantan mis 22 pero me di cuenta que esa fue una de las razones por las cuales preferí juntarme con gente extracolegio. Para hacerles más gráfica la situación diré que mis compañeros estaban viviendo su primera experiencia de independencia de sus padres y poco les importaba el curso. Aprovechaban que tenían plata y estaban solos a miles de kilómetros de sus familias y vivían de joda en joda, destilaban alcohol todos los días y se la pasaban chusmeando los amoríos de la gente. Además estaban con las hormonas a full, se tocaban, se tentaban si decían puteadas, imagínense cuando aprendían las puteadas en todos los nuevos idiomas!! En fin, ya sé… acabo de sonar como una vieja chota, ¿seré una futura Dorita en potencia? Basta hablar de la diferencia de edad que me deprime, ya volveré con esto más adelante.

Los días que salíamos temprano del instituto, nos íbamos junto a nuestro querido mate argentino a disfrutar de las tardes soleadas neocelandesas. A veces se sumaban a charlar Rodrigo y el chileno Luis. El Albert Park era uno de los destinos más elegidos por su cercanía al centro y Browns Bay, que está ubicada en el norte de Auckland a 30 minutos de nuestras casas, fue otra de las playas que conocimos gracias a esas tardes libres.

Una coreana en mi habitación
En esta segunda semana llegó a mi casa una nueva integrante. Se llama Su Yeon Park y es coreana. Ni bien se presentó, se debe haber dado cuenta de mi cara de no haber entendido nada su nombre (los que me conocen saben que tengo una cara extremadamente expresiva) por lo que me dijo que simplemente la llamara “Su” (por dentro me reí mucho pensando en mis espontáneos amigos Gabo y Marisú que creo que hubieran dicho: “Como la Su Giménez!”. Le dije que me llamaba Gil (también decidí ahorrarle sílabas). Que feliz que me sentí allá al no tener que escuchar cada vez que me presento el típico: ¡¿Gilda como la cantante??!!

Su es bajita, de pelo negro y ojos almendrados (si, claro… como cualquier asiática dirán. Es cierto, pero les juro que después de ver todos los días coreanos, japoneses y chinos y establecer contacto con ellos, de a poco uno solo empieza darse cuenta que tienen algunos rasgos especiales diferentes). La nariz de Su Yeon es chata; los labios gruesos y en su frente ancha se resaltan las cejas prolijamente depiladas.
Nació en 1989 y tiene 22 años. Confieso que no soy amante de las matemáticas pero en esta ocasión no me confundí. Repito: es del 89 y tiene 22 años. Según la tradición coreana, la edad de una persona se cuenta desde la concepción. Los recién nacidos empiezan teniendo un año y cada Año Nuevo agrega un año a la edad de la persona, en vez de agregársele el día del nacimiento. Otras culturas asiáticas comparten este mismo sistema pero está siendo poco utilizado. En Corea, en cambio, en la vida diaria es comúnmente usado con excepción del sistema legal que se hace a la manera occidental. Me costó entenderlo al principio, no le encontré sentido, pero de eso se trata viajar e intercambiar culturas. Hay cosas que no se comparten y simplemente se aceptan como son.

Su tiene un hermano menor de 18 y está en segundo año de la Facultad de Ciencias Económicas en su país. Siempre pensé que los asiáticos eran muy fríos y agresivos pero Su es de lo más amigable y simpática. Se interesaba en saber cosas de mi país por lo que en la cena o antes de dormir, nos acostábamos y nos quedábamos charlando horas. La primera semana me costó entenderla, su inglés es bastante elemental pero está aprendiendo rápido, hablo en presente porque ella sigue allá hasta agosto y me sigue contando por mail sus avances. Al principio era gracioso, nos comunicábamos casi por señas, después pasamos a hablar con monosílabas o a lo tarzán, y finalmente mejoramos. Y sino, de alguna manera nos hacíamos entender. Hay gestos que son universales.

Hemos tenido charlas de lo más superficiales (cómo se depilan o se maquillan las mujeres en Corea) hasta más serias como cuestiones políticas entre las dos Coreas. Aproveché mis recientes conocimientos de historia del siglo XX donde había estudiado la guerra de Corea con Pujol para saber la opinión de una nativa. Ella es de Corea del Sur y no conoce la República Popular Democrática de Corea, me contó que es muy difícil cruzar la frontera.

También nos divertíamos intercambiando palabras de nuestros idiomas. Le enseñé algunas en español y aprendí otras en coreano, muy pocas…es demasiado difícil!

Su Yeon es muy coqueta; se maquillaba todos los días bien temprano, aún para estar dentro de la casa. No saben la alegría que tuvo el día que como extrañaba a su familia, para que se distrajera y para levantarle el ánimo, le dije que me podía pintar las uñas de naranja! Puajj Horrible. Para ella fue como hacerle un cambio de look a la cholito.

También es golosa, está aprovechando que está lejos de su familia que parece que la tienen bastante cortita con la comida (fuera de broma, creo que en Corea tienen algún tabú particular con el tema de la belleza y la gordura). Si las mujeres pesan más de 53 kilos ya son consideradas como personas gordas. Como en Nueva Zelanda no tiene esos complejos, se está dando todos los gustos. Los muffins de chocolate de Countdown son su debilidad. La primera semana engordó 5 kilos y en una carta me contó que decidió empezar a hacer dieta porque aumentó 12 kilos y no le entra la ropa que trajo.

Dejo la “biografía” de Su a un lado y retomo a mi segunda semana pero quería que la conocieran brevemente ya que fue una de las personas más interesantes y valiosas que conocí en este viaje.
Skype nos acerca
Otro hecho particular que me pasó esta semana fue que tuve mi primer contacto con mi familia y mi amiga Coty que es como una hermana que no tengo. Me había hecho socia de un Cyber que por una promoción me daban diez horas de Internet por un mes, por 20 kiwis. Era una buena oferta y era la época en que tenía plata. Cuestión que con el Cyber aproveché para usar Skype. Me alegró ver con la cámara a mi mamá y a mi abuela Estrella. De fondo pude ver que mi pieza estaba igual que siempre, aunque un poco más ordenada. Parecía que mi vieja aprovechó mi ausencia para hacer un poco más de limpieza. Mi gato estaba hinchapelotas y cariñoso como de costumbre. Mientras hablábamos saltó a la falda de mi mamá, como si presintiera que estaba hablando conmigo.

Cuando hablé con Coty me invadió un sentimiento raro. Tenía muchas ganas de verla, sobre todo de escucharla pero ni su cámara ni su micrófono andaban así que ella me miraba y me escuchaba y yo me tenía que conformar con leer lo que me escribía. Era muy gracioso porque por la diferencia horaria me tuve que comunicar a las siete de la mañana de Nueva Zelanda y estaba recién levantada, con una cara de dormida tremenda. Fue muy loco sentir que estábamos tan pero tan lejos. Fue raro hablar como siempre pero en vez de decirnos “en la semana mateamos” despedirnos con un “te extraño”, “mandá mails con novedades”. A la distancia, las cosas tienen otro color. Uno valora más hasta los pequeños gestos. Me acuerdo que ese día salí contenta del Cyber y riéndome con el empleado del local a quien le hablaba en inglés y resultó ser mexicano.

En búsqueda de una visa
Ese mediodía fuimos con Jose al Consulado de Australia en Auckland para solicitar la visa de turista. Después de tanto trámite en Buenos Aires creo que hasta recé para que nos la dieran en NZ. La tercera visa tenía que ser la vencida o seriamente iba a empezar a creer que “el mundo del visado” estaba en mi contra. Además, si necesitábamos otro papel a esa altura ya estábamos fritas. Cuando nos tocó el turno nos mandamos muy seguras a mostrarles la enorme cantidad de papeles que habíamos traído (o al menos eso creíamos). El chico rubio que nos atendió nos pidió el formulario, el pasaje, un comprobante de estudio o trabajo en Argentina, una foto y un comprobante de dinero. Teníamos todo y más, respiramos tranquilas. Le mostramos orgullosas nuestras fotocopias de las partidas de nacimiento debidamente certificadas (acuérdense de los trámites que tuvimos que hacer para llegar a esto!). “What is this? Is not necessary!”, nos dijo el neocelandés. Qué lástima que no había nadie para sacar una foto a nuestras caras de estupefacción. ¿¿Cómo que no era necesario??? Lo queríamos comer crudo, por lo menos…no sé… mentime, decime que no perdí días enteros en capital haciendo trámites y gasté dinero en firmas y sellos sin razón de ser. En ese momento también me acordé bastante del apodado “apostillador”, el chico del Ministerio que nos había dicho todos los trámites que teníamos que hacer. Sinceramente lo maldije bastante pero ahora si me está leyendo sabe que está perdonado gracias a los efectos de un té.

Igualmente parecía a propósito, pero siempre nos faltaba cinco para el peso. Cuando le dimos nuestros resúmenes de cuenta de la tarjeta de crédito (traducida) el neocelandés del Consulado dijo que eso no servía para justificar que íbamos a tener dinero. Le contamos que teníamos dinero en efectivo, hasta desesperadas le gritamos que lo teníamos ahí encima, que se lo mostrábamos. Lo tenía en un monedero en mi cintura. Ya me había acostumbrado a tenerlo conmigo. No me lo sacaba nunca, no sea cosa que me lo robaran o lo perdiera! Solo me lo sacaba para bañarme, hasta dormía con él. Un poco paranoico lo mío quizás. Era como una parte de mi cuerpo: dos piernas, dos brazos, una cabeza y un monedero. Encima era pesado porque, no se crean que llevaba monedas de oro, pero si una cadenita religiosa que me había dado mi abuela para que me acompañara en el viaje. Como la religión no va mucho conmigo no me la quise poner en el cuello pero la acepté como una reliquia que pertenecía a un familiar muy querido. Son esas cosas que dan gusto tenerlas un tiempo y que hay que cuidarlas demasiado. En fin, retomo al tema de la visa. La conclusión fue que nos iban a dar el visado porque cumplíamos los requisitos; solo faltaba hacernos una cuenta en Nueva Zelanda, depositar algo de plata y pedir un comprobante al banco para demostrar que teníamos dinero depositado. Puf! Otro trámite mássss!. Por suerte, el empleado del banco nos simplificó las cosas, fue más fácil de lo pensado y hasta gratis. Claro, nos acordamos que se trataba de un país desarrollado. Además, ahora podíamos depositar la plata ahí y no llevarla siempre con nosotras. Finalmente, después de tanto trámite, a la semana siguiente obtuvimos nuestro bendito pasaporte con la visa de Australia aprobada! Una buena por fin!!
Rotorua
El segundo fin de semana que tuvimos libre hicimos nuestro primer viajecito. Fuimos con una empresa que organizaba viajes con los institutos de inglés. Por suerte nos tocó el micro de la gente mayor de 20. Ya me imaginaba a los pendejos cantar Rotorua, Rotorua, nos vamos a Rotorua (con ritmo de Bariló, Bariló). Bueno basta, Dorita, basta!
El paquete incluía transporte, alojamiento y desayuno en Rotorua, Waitomo y Taupo, tres lugares que quedan al sur de Auckland, a dos horas y media aproximadamente. Cuando llegamos al backpacker a la noche, tuvimos que elegir a dos personas más para compartir la habitación. En el micro estaban una señora mayor rusa y su hija, un grupo de tres brasileras que eran demasiado verborrágicas y una japonesa y una china con la que habíamos intentado entablar una conversación durante el viaje. Decidimos juntarnos con las asiáticas y fue la mejor opción.

Con las brasileras no había feeling, como se dice ahora. Sin motivo alguno, parece que la pica futbolística entre Argentina y Brasil se había trasladado a Rotorua. En la cena cocinaron unos fideos con una deliciosa salsa acompañada con un vino, invitaron a los suizos y a los otros brasileros y a nosotras ni nos sugirieron que nos sentemos con ellas. Apartadas en un rincón, comimos nuestra humilde cena: un pan lactal con una lata de atún.


Finalmente parece que el vino los entonó y se pusieron más sociables y nos llevamos mejor. Más, cuando de repente la alarma de incendio del hostel empezó a sonar muy fuerte y el guía desesperado gritó: “Fire, out, out”. Corrimos rápido afuera, mientras que al pasar los borrachos salvaban el alcohol que quedaba. Afortunadamente, fue una falsa alarma producto de que alguien había fumado adentro, que sirvió para reírnos y pasarla bien. Eso sí, evitamos tocar el tema fútbol porque perdíamos como la guerra! Éramos dos contra quince!

Me olvidé de contarles que antes de la cena, mientras todos iban a tomar un helado, Jose y yo decidimos ir a caminar por la ciudad de Rotorua. Nos entretuvimos sacando fotos. A la distancia, vimos una iglesia y unas humildes casitas de la cultura maorí que nos llamaron la atención y curiosas, decidimos ir caminando hasta allá para verlas mejor. Pero de repente nos perdimos. La calle dejó de ser de asfalto para pasar a ser de tierra, cada vez había más descampado y largos yuyos. En ese momento me acordé del guía diciéndonos: “No se metan en el parque después de las nueve de la noche porque es peligroso” . Nunca nos habían hablado de la inseguridad en NZ ya que todo es muy seguro. ¿Por qué nos habían dicho eso? La verdad que no tenía ganas de volver a pasar por lo mismo de la primera noche. Encima en Auckland por lo menos alguien nos esperaba. En Rotorua, creo que si no volvíamos a la cena, nadie se hubiera percatado de nuestra ausencia. Hasta quizás las brasileras se hubieran puesto contentas. Cada vez era más de noche y cada vez había más zonas descampadas. Las casitas también se hacían más precarias, era lo más cercano a estar en una villa de Argentina. Con la cámara de fotos y la filmadora colgando y el mapa en mano hacíamos la gran: “Hola soy turista, vení a robarme!” Pasó un auto y le preguntamos por el parque principal porque el hostel estaba en frente. Amablemente, se ofreció a llevarnos y amablemente también le dijimos que preferíamos caminar. Le tendrían que haber visto la cara: un maorí de dos metros que nos aterrorizó un poco. Sí, admito que fue portación de rostro. Volvemos otra vez a lo mismo, quizás era un muy buen tipo que quería ayudarnos pero por las dudas preferimos no subirnos y caminar (cada vez más rápido). El auto nos siguió un poco. Después aceleró y giró para otro lado. Finalmente llegamos al hostel y le contamos al guía, que era de Hungría pero que hacía años vivía en NZ, lo que nos había pasado. Opinó que no había sido la mejor idea haber ido solas por esa zona y que para la próxima nos iba acompañar.



Después de “la cena” del hostel, como era viernes salimos a ver cómo era la movida nocturna allí. Fuimos a un bar que nos habían recomendado que se llamaba Lava Bar. La música estaba buena, era dance, pasaron bastantes temas conocidos. Las chicas, siempre de minifalda o vestido (no se estila salir con jeans, las que visten así son latinas) bailaban desaforadas, meneaban su cuerpo y movían sus cabezas cual Giordano en su mejor momento. Los chicos, bien vestidos en general, o bailaban con mucha gracia y talento o hacían unos papelones terribles.

Nosotras, no acostumbradas a bailar ese estilo de música, decidimos seguir a los que hacían papelones y luego tomar algo en la barra. Los brasileros y los suizos que estaban con nosotros en el viaje, también se sumaron a los papelones. Cuando pedí un trago que un argentino me había recomendado que pidiera, la moza me dijo que no lo vendían más porque la gente terminaba en el hospital. Menos mal, porque no tenía intención de terminar con un coma alcohólico. Nos conformamos con probar una bebida de ahí que era como un doctor lemon con vodka.



En los bares de Nueva Zelanda, a diferencia de lo que se acostumbra en Argentina, se estila que los hombres inviten bebidas a las mujeres pero sin otra intención más que charlar un rato. Matthiew, el chico Heineken como lo bautizamos, nos invitó un par de cervezas y aprovechamos sus invitaciones para practicar el inglés.

Maorí Village
Al otro día bien temprano nos levantamos para ir a la Maori Village. Sin dudas este paseo es otro gran must do it! Es que Rotorua es mundialmente conocida por su vibrante cultura Maorí. Es el lugar ideal para aprender y entender un poco más de esta cultura única.
En la Maorí Village (Whakarewarewa) viven alrededor de 80 personas. En su interior, llaman la atención la gran cantidad de piletones y pozos. Con una temperatura sumamente alta, el agua fervorosamente destila un olor nauseabundo similar al de un huevo podrido, producto de los minerales que poseen como por ejemplo azufre.



Estos recursos geotermales o springs como comúnmente se las llaman, tienen diversas utilidades según sus tamaños y minerales. Algunas se usan para calentar los ambientes, otras para bañarse y otras para cocinar.






En el momento de la excursión, una mujer maorí nos mostró cómo sacaba de un agujero excavado en la tierra, un pollo entero perfectamente cocido junto con una enorme variedad de verduras. Esta manera natural de cocinar sobre la tierra es conocida en la cultura maorí como hangi.

El guía también nos enseñó la importancia de los tatuajes en esta cultura. El “moko” es una demostración de los logros de la vida. Esta técnica ancestral también indicaba jerarquía; el líder de la tribu siempre tenía más tatuajes como muestra de su poder. Los hombres se tatuaban la cara, el pecho y las piernas. Mientras que las mujeres los labios, el mentón y los brazos. El moko aunque fuera muy grande y en una zona muy dolorosa tenía que realizarse en un día, sino era muestra de cobardía.

En cuanto al arte, la mayor parte de los objetos nació con una función práctica o religiosa y se los considera valiosos por haber sido heredados de sus antecesores y ser depositarios de un significado mágico y religioso. Entre las artesanías más representativas del arte maorí se destacan la escultura y los ornamentos hechos en jade o huesos.

Los principales símbolos del arte maoríes son:

1) Tiki: Es respetado como símbolo de sabiduría, posee claridad de pensamiento, gran conocimiento y fuerza de carácter. También es considerado un amuleto que trae buena suerte y fertilidad.

2) Manaia: Se dice que es el mensajero entre el mundo terrenal de los mortales y el dominio de los espíritus. Es un guardián contra el mal.

3) Twist: Representa los muchos caminos de vida y amor y es conocido como el símbolo de la eternidad. Los dobles Twist se refieren a la unión de dos personas o culturas.

4) Koru: Representa la hoja del helecho que trae nueva vida. Significa crecimiento personal, cambios positivos, armonía, tranquilidad y esperanza en el futuro.

5) Fish hook: Representa la fuerza, prosperidad, abundancia, fertilidad y gran respeto por el mar. Se dice que da buena suerte y seguridad cuando se viaja por agua.

Whahiao es la casa de encuentro de los maoríes en la comunidad. Aquí solo se puede entrar con una invitación. Es obligatorio sacarse los zapatos antes de entrar y el hombre, al que se lo describe como líder y protector, debe estar siempre por delante de la mujer y los niños. El Parekohuru, por su parte, es la pileta más larga de la comunidad y es conocida por sus poderes mágicos curativos debido a los minerales que posee el agua.

Las otras grandes atracciones del lugar son las iglesias y los cementerios. Las iglesias están rodeadas de esculturas (carvings) que representan diversos antecesores del Te Arawa (una tribu maorí) y sirven como guardianes y protectores del templo. Éstas están pintadas de color rojo que significa vida y los rostros siempre están tallados con los ojos saltones o tienen las lenguas afuera para demostrar la valentía y el poder a los oponentes.


Como el color negro en la cultura maorí significa la muerte y el blanco la vida después de la muerte, las tumbas de los cementerios están pintadas de blanco. Además, éstas están en las colinas debido a que por las altas temperaturas del suelo no pueden enterrar a los muertos en la tierra. A su vez, los jefes de la tribu están siempre en lo más alto de las colinas para demostrar su jerarquía.

Pozos de barro burbujeante, piletones de agua hirviendo, terrazas con minerales y geysers en erupción son otras de las maravillas naturales que se pueden apreciar en esta comunidad. Whakarewareka tiene un paisaje único con una actividad geotermal activa que está en permanente cambio.

Para terminar esta excursión histórica, presenciamos una performance maorí. Ésta consistió en disfrutar de una vibrante demostración de la conocida danza guerrera llamada “Hakka”. Los maoríes cantaban, daban fuertes palmadas con las manos y golpeaban los pies en el suelo, combinando todos sus movimientos de forma agresiva para expresar el coraje de los guerreros. Además, escuchamos la canción Waiata a Ringa y con la participación del público el elenco bailó el famoso Poi Dance. Para ver de qué se trata les recomiendo este link: http://www.youtube.com/watch?v=HiTMY3Xpv7o


Luego del entretenido concierto me di el gusto de realizar el “hongi” con un maorí. El hongi es un saludo que consiste en tomarse las manos y tocar suavemente las narices. La tradición dice que en ese roce ambas personas respiran un mismo aire puro. Al hacer esto, ya no se considera a esa persona como un visitante sino que pasa a ser alguien de la tierra.

Además, dicen que si esta costumbre se realiza tres veces es un pedido formal de matrimonio. Aunque me acordé de mi amigo JM que me pidió que me consiguiera un maorí grande (y este sí que cumplía esa condición) para que me lo trajera a Argentina para que él formara un gran equipo de rugby, decidí realizarlo una sola vez. Digamos que no fue amor a primera vista.
Taupo y Waitomo Caves
El último día de esta segunda semana nos dirigimos al Lago Taupo, conocido por ser el más grande de NZ y por su condición para pescar. En esa zona varios aprovecharon el hermoso paisaje para realizar actividades extremas como por ejemplo bungy jumping, jetboating, rafting, etc. Nosotras en esta oportunidad solo observamos debido a los altos precios de las actividades.


Por último y antes de regresar a Auckland, pasamos por las cuevas de “Waitomo” que significa agua que ingresa a un agujero en la tierra. Este lugar es un antiguo laberinto de cuevas y formaciones de piedra caliza en donde a través de un recorrido en un bote silencioso se puede observar en la oscuridad, una incesante cantidad de gusanos luminosos, una especie de luciérnaga única en Nueva Zelanda.

En este viaje, ¿Será verdad que…
- Algunas querían ir a Long Bay y por equivocación se bajaron mucho antes?
- Alguien pagó más caro el micro por no tener el boleto Upper?
- Alguien pagó de más un mes entero los boletos de los micros de su zona?
- Algunas se robaban los chococrispis del desayuno del hostel?
- Algunas vivían a fideos y a pan con atún en los hostel?
- Algunas bailaron el Poi dance muy graciosamente?
- Al guía de Waitomo Caves no se le entendía nada de nada?
- Algunas sacaban fotos en la oscuridad de la cuevas?
- El ruso del viaje a Rotorua hacía ruidos extraños?

5 comentarios:

Co dijo...

AMIGA! Q LINDO POST!.. ME MATO CUANDO CONTAS QUE EN EL HOSTEL, ELLOS ESTABAN CENANDO Y UDS COMIAN PAN CON ATUN! POBRECITAAS! JAJAJA
TE QUIEROO MUCHO AMIGAA!.. MUCHO MUCHO!
pd: prometo comprarme un mic! jaja y una webcam

JM dijo...

No pierdo las esperanzas, en el próximo viaje me vas a traer uno! jajaja! Muy buen viaje el suyo Selis! Beso

Anónimo dijo...

Muy bueno!!! salvo por la parte de maldecir al "apostillador" el resto me gusto bastante jeje, cumpli mi promesa... besoooooo



Apostillador

Ana O'Reilly dijo...

Acabo de dar con tu blog. Muy lindas aventuras! Segui escribiendo :)

Gil dijo...

Muchas gracias Ana!