jueves, 28 de mayo de 2009

Cuarto destino: Tucumán

Piribi (intento de ruido del msn). Bananera – LoPiTa dice: Guilda vamos a Tucumán??!!! :)
A través de la pantalla me la imaginé con toda la emoción y esperanza. Acto seguido, mi respuesta: “Ehhh, ¿a ver al lobo? y daleeeee!!”, dije obviamente sin ni siquiera pensarlo. ¡Qué mejor idea! Pero al instante caí en la cuenta de algo: “Ahh no, pará, ¡¿Cuándo juega?! ¿El domingo? Rindo el miércoles Antropología, la puta madre y no terminé de leer las fotocopias. Y encima no entiendo, la del teórico no explica nada, me marea cada vez más, la del práctico también, me falta leer el módulo 2, digamos que estoy al horno negra”.
Bananera Lopita dice: “Dalee Gil”.
Gil dice: “Sabés que quiero, pero no puedo”.
Ir o no ir, esa era la cuestión. El deber me llamaba. Pero yo sabía que quería otra cosa. La ventanita del msn de mi insistente amiga tripera, Floppy, alias la negra o lopita, titilaba cada vez más seguido. A toda costa me trataba de convencer. Eran muy graciosas sus ideas que variaban cada dos segundos. Pasaban de la seriedad a la incoherencia total:
- Si lo convenzo a Tukán de ir en el auto a Tucumán, ¿venís?
- Te llevas los libros! lees en el viaje, son 24 hs de ida y 24 de vuelta (?)
- Vamos en micro, son 13 hs, el domingo ya estas acá (?)
- Ya sé, vamos en avión! En 3 horas vamos, miramos el partido y volvemos (baratito eh!)
- Hay que llevar repelente por el dengue
- ¿El parcial tiene recuperatorio?
- Andá al examen y chamuyá que vos sabes!
- Tenes que venir guildaaaa no va a ser lo mismo sin ti:(
- Tenes tiempo hasta el viernes para arrepentirte
- Vamos con Ferchu que ya sacó pasajes, no tenés excusa, ya tenés la entrada!

Mientras que la idea me tentaba cada vez más, le decía que averiguara mejor y me iba a estudiar (por las dudas). Pero al ratito otra idea descabellada interrumpía mi estudio nuevamente. Finalmente después de mucho pensar, lo consulté con mi almohada. Y me desperté al otro día decidida, cantando al ritmo de: “Señores lo dejo todo me voy a ver al lobo!” (para los que no saben es una canción de cancha). Y Antropología que sea lo que Dios quiera, sabía que si no hacía ese viaje me iba a arrepentir. Imagínense, tres de mis grandes intereses en la vida unidos: Un viaje para ver al lobo con una amiga. Y encima un plan inesperado, esos que rompen con la rutina cotidiana. Esos planes que necesito. Muchos me dijeron que era la mejor decisión que había tomado, otros que estaba loca por la cantidad de horas de viaje o que no podían entender ese fanatismo. ¡Y qué me importaban las horas, era lo de menos! Si por el lobo soy capaz de hacer eso y mucho más. Como dice el mail que me mandó un amigo una vez: Tuve la posibilidad de elegir vivir todo el tiempo con la razón pero elegí ser de Gimnasia.
Así que emprendí el viaje, acompañada de otros tres triperos: Mi amiga Floppy; mi preceptor del colegio, Ferchu, y Marcial, un profesor de inglés que no conocía pero que me cayó simpático al instante. Llegamos temprano a la sede de calle 4 como si hubiera habido partido de reserva y terminamos saliendo a las 17 hs del sábado. El resto de mis compañeros de viaje eran en general hombres, aún sigue vigente la idea de que a las mujeres no les gusta el fútbol. Tal vez Floppy y yo éramos la excepción en ese viaje. Predominaban los jóvenes, en general grupitos de a dos o tres y algunos señores más grandes como el que se sentó adelante mío que no hizo otra cosa que fumar las 19 hs del viaje y entrometerse en las conversaciones ajenas. Había pocas familias y las parejas eran las menos. Todos estaban vestidos con los colores de nuestro querido equipo y cantaban fervorosamente. Los 1400 kilómetros de ida transcurrieron entre mates y charlas de todo tipo. Entre sueños profundos que la gente parecía olvidarse de que estaba en un semi – cama y entre sueños interrumpidos cada media hora. Las películas que el chofer transmitía eran un caso aparte. Eran muy buenas en general pero la calidad era de terror. De las cinco películas que pasaron (entiéndase 19 hs de viaje!!) no se podía ver una de forma normal. En el dvd que tenía la imagen bien, no se leían los subtítulos, en el que se escuchaba bien tenía la imagen entrecortada y sino tenían pésimas traducciones. Escuchar a Julia Roberts en gallego me superaba. Así que traté de dormir más que nada, pero no tanto como otros. Aunque se ve que estaba descansando cuando los chicos de atrás se tomaron todo el Fernet y no convidaron o cuando el micro paró por segunda vez en un lugar que no recuerdo dónde fue.


Luego de 19 hs de viaje, por fin llegamos a Tucumán. Cansados obviamente, pero con la alegría de que ya estábamos más cerca de nuestro objetivo. Alentar al lobo en este partido difícil, en esta final que valía más que tres puntos. El coordinador como le decía yo, que me cargaban, nos indicó que teníamos 5 horas libres para hacer lo que quisiéramos y que a las 17 hs debíamos volver a juntarnos en el micro organizado por la sede. Me sentí como en un viaje de egresados. Con la banda tripera decidimos ir a conocer la famosa “Casita de Tucumán”, situada en el centro de la ciudad de San Miguel de Tucumán. Y nunca mejor puesto ese nombre. La casita es ni más ni menos una casita. Tantos años aprendiendo historia, imaginándola de otra manera hasta que la visité y sinceramente me llevé una desilusión. Chiquita, pintada de color blanca, tiene dos patios medianos con un aljibe y un cañón de la época colonial. En su interior, se exhiben en las vitrinas objetos antiguos. El lugar más relevante de la casa es la sala donde se proclamó la declaración de Independencia de la Argentina, el 9 de julio de 1816. Después del paseo, dejamos sellado nuestro paso por la casita, junto a las cientos de firmas de los restantes triperos que pasaron por allí. Luego vendría la típica foto turista con la casita de fondo y las mejores la de la gente del lobo con las banderas.



El sol radiante tucumano de la una del mediodía y el ruido de nuestros estómagos nos hicieron detener en una pizzería. Allí comimos una rica muzzarella acompañada de una cerveza Norte, donde brindamos con la esperanza de obtener un triunfo a la noche. Nuestro tiempo libre restante lo usamos para probar los helados tucumanos (debo admitir que fue mi idea y que me acordé de dos amigas heladeras que les hubiera gustado estar ahí conmigo) y para disfrutar del día soleado en un parque donde mateamos y nos tiramos a dormir una siestita.




En mis crónicas suelo contar más detalles del lugar visitado, pero en esta oportunidad los lectores me sabrán disculpar ya que esta vez me la pasé más tiempo viajando que en la misma ciudad. Solo les diré que me llevo dos imágenes. La “fotografía” de una ciudad abandonada en el tiempo y una más alentadora: la de la plaza central, la plaza Independencia, un lugar cuidado, rodeado de importantes edificios coloniales, con abundante vegetación y con almas triperas paseando y cantando por allí…


La hora del partido se iba acercando así que nos juntamos todos los del micro y nos dirigimos al Estadio Club Atlético San Martín de Tucumán "La Ciudadela” con algunas precauciones del “coordinador”. Muy tranquilizadoras, por cierto. En el camino hacia el estadio tuvimos algunos percances, producto de tener un chofer inteligentísimo:
1. Querer pasar con el micro por debajo de un puente muy bajo. Consecuencia: rotura de la toma de aire.
2. Querer llegar al estadio sin saber el camino. Consecuencia: nos perdimos.
3. Querer separarse de los demás micros de las filiales e ir sin patrulleros. Consecuencia: piedrazos y rotura de vidrios.


Cuestión que entre tantas vueltas que dimos llegamos para el tercer gol de la reserva. El ambiente futbolístico ya se sentía desde lejos. Unos 25 mil tucumanos apoyaban fervorosamente a su equipo mientras que el aliento de los 2200 triperos parecía triplicarse en cada grito. Como si les hicieran sentir a los jugadores cada kilómetro que habían recorrido desde la ciudad de La Plata y de tantos otros lugares. La 22 tiñó de azul y blanco la popular visitante con banderas, papelitos y globos.
La noche tucumana era de por sí excesivamente calurosa pero los cánticos que se escuchaban desde las tribunas parecían aumentar la temperatura en varios grados. No era un partido más, era un duelo clave. Los triperos cantaban al ritmo de:“Dale lo, dale lo, dale lobo, dale lo”, “Jugadores, jugadores, les queremos avisar, agotamos las entradas, hoy hay que ganar”. Había que demostrar a los locales que los jugadores de Gimnasia no estaban solos en el estadio. Los nervios corrían por el cuerpo de cada fanático, en cada pase errado, en cada chance de gol desperdiciada. Pero en el minuto 37 desde un tiro de esquina, la pelota le quedó servida a Messera por el costado derecho de la cancha. Éste tiró un preciso centro para la cabeza de Esteban González que con una palomita dejó sin chances al arquero Gutiérrez y marcó el 1 a 0. El grito de los hinchas triperos fue ensordecedor. El gol de Teté se festejó con más fuerza que nunca. Un momento inolvidable para los que tuvimos el privilegio de estar ahí y que debimos ver la repetición luego en la televisión porque por la cantidad de gente que había y por la ubicación de la tribuna no se veía claramente el arco.

El corazón latía cada vez más rápido, y paralelamente los minutos de mi reloj en vez de avanzar parecían retroceder. Con los nervios a flor de piel, los hinchas del lobo alentaban a más no poder, tenían la ilusión de ganar, de demostrar que no todo está perdido y que todavía se puede. Y esa ilusión se transformó en realidad cuando el árbitro Bassi dio el pitazo final. Un sentimiento de gloria invadió los corazones azules y blancos. Gritos desgarradores como si los que se quedaron en La Plata, estuvieran allí presentes, festejando con nosotros. Abrazos con los triperos amigos. Y abrazos con los desconocidos, aquellos que comparten la misma pasión. Muchas risas y hasta lágrimas de felicidad. Saltos de inmensa alegría que hacían vibrar los escalones angostos de La Ciudadela.


Quedaban 19 largas horas por delante, pero ya no importaba. El lobo había cumplido. Finalmente, luego de 38 horas de viaje, 400 pesos y 2800 kilómetros, regresamos a casa: Festejando…

¿SERÁ VERDAD?

En este viaje, ¿Será verdad que...
- Alguien se la pasaba durmiendo?
- Alguien hacia que estudiaba?
- Iban a terminar todos a los besos si el chofer seguia poniendo ese tipo de películas?
- Todos estaban demasiados sucios?
- Al chofer le encantaba despertar a los triperos con Leo Matiolli a todo volúmen?
- Alguien perdió la seriedad que tenía?
- Alguien casi muere en el festejo del gol?

12 comentarios:

Negra dijo...

Quiero decir, que valió la pena cada segundo en que me dolio el culo por ese micro asqueroso que andaba todo mal; cada minuto en que soporte el ruido de la ventana rota que parecía un mosquito iracundo; y cada hora que descontamos en la vuelta a casa (que fue interminable).
Ademas quiero destacar algunas cosas:
- La bolsita con las bananas de Mar, que también visitaron la casita!
- La cara de desesperación del "coordinador" cuando dijo "estamos a unas 7 cuadras de la cancha, cuando termina el partido...vengan corriendo!!! jaja
- La mejor puteada de Ferchu "La C*** de tu madre Bassi gordo hijo de p***!!!!...Perdón" jajaja
- Mi festejo de gol "agarrame la gorraaaaaa...LA GORRAAAAAA!!"
- Los pibes que teniamos atrás q nos cagaron a palos todo el partido.
- La birra Norte (L)
- Agradecerle a mi mamá que me puso un repasador en la mochi anticipando que me iba a volcar el mate jajaja
- Lo lindo que es conocer gente que uno ya conoce en situaciones inimaginables...ni hablar de la gente nueva!
- Los lugares impensables en los que orinamos y nos lavamos los dientes...el deseo profundo de apoyarse en la tabla de casa (L)
Seguramente postee y se me ocurran 20 cosas más, así que luego las agregaré...sólo me queda decirte que me encantó compartir este viaje contigo y espero q se vengan muchos más "olele olele y dale dale Guilda nos vamo' a Santa Fé!" jejeeje. Te quiero amigaaaaaaaaa!!!!
Te dejo una incógnita...¿Dónde estaba Mar cuando entramos a la cancha? Si venía con nos y aparecio en la puerta mucho después...Ja! te maté...pensalo :P
Un beso grande amigaaaaa

Rodrigo Gallay dijo...

En realidad, hay muchas relaciones entre los dos temas. Levi Strauss podría transfigurarse en el Gato "Sessa", ambos son complicados de comprender en su conducta. Strauss por lo complejo e intricado y el golero por sus comportamiento.
Boivin sería el Coco San Esteban. El primero hace un recorrido de la historia de una disciplina y el oriundo del barrio "El Carmen" transitó gran parte de su vida en el lobo y es el jugador con más presencia con la casaca platense (434 presencias).

Geertz y su concepto de sentido común (duda teórica) se podría extrapolar a una persona que no recibe las luces de neón o su apelido no está en la marquesina de los diarios, pero con humildad y mucho trabajo remarca que profesional es . Es Leonardo Carol Madelón, "invisibilizado" (vía Rosaldo) por los grandes pseudomedios del multimedio en especial por el pasquín mercenario (laése olé), cuya capacidad como entrenador se demuestra con sus planteos.

Finalmente, la pregunta por "el otro" encuadra en una hinchada que vivió sucesos increíbles y se mantiene firme. Por ejemplo: perder un campeonato por culpa de la "CHANCHA MAZZONI", que será recordado por Gimnasia y no por sus méritos (ese equipo tendría que haber sido campeón aunque quedará en la retina de muchos: Dopazo, Yagui Fernandez, Sanguinetti, Yllana, Noce, Larrosa); los mesnados jugadores de newell´s que incentivados por Boca dieron la vida en un empate que condenó el campeonato del 2006; por último el lobo quedó subsumido por su eterno rival en la década del sesenta, pese a que este imponía grandes innovaciones pero practicó la deslealtad y fullería como una filosofía de juego. Faltan muchos acontecimientos pero la hinchada sigue imperturbable y lo digo porque me consta, vivo a cien metros del Juan Carlos Zerrillo y cómo extranjero reconozco los dos tipos de hinchas en La Plata.
Finalmente la profe tan intricada como pronunciar “Straqualursi”, que parece más ser una empresa que un futbolista.

En síntesis, sensatez (cualidad notable en la escritora) es la palabra que resume la decisión tomada. Un parcial es importante pero justifica una experiencia como la que aquí se describe con tanta precisión. Además, ¿Por qué Strauss no hizo observación participante o trabajo de campo en el medio de la barra del lobo? ¿Quizás la autora se extrañó en la tribuna con el gol de González? ¿Qué diferencia hay entre la etnografía con los javanes o zandes y la que se advierte en La Ciudadela? Concluyó que lo realizado por la estudiante fue retratar una situación social desde la diversidad (los equipos, árbitros, las distintas personas del micro) y exponerlo. ¿Por qué Herkovits no analiza la pregunta antropológica desde la perspectiva de alguno de los cuatros costados de la cancha? Esta valiente persona lo hizo y merece el reconocimiento por su contribución, ¡¡Para vos Canclini que lo mirás por TV!


P/D: perdón por la extensión, me envalentoné. El finde todos a 60 y 118, el apoyo entrerriano siempre el lobo.

Gil dijo...

jajaja Rodrigo qué manera de relacionar conceptos!! que grande sos..me hiciste reir..
te voy a llamar como abogado defensor para que me ayudes con la profe del práctico a pelear el 7!!
nos vemos un beso

Pink_Flor dijo...

Gil, qué buena crónica!
Me trasladaste a Tucumán, con unas descripiciones de tu aventura que parecián imágenes...
Qué bueno que puedas disfrutar de esas cosas, hay que darse esos tiempos para una huida cada tanto....y que la facu.....se vaya a la mierda! jaja como cuando fuimos a Rosario!
Sabés que comparto con vos esa pasión por el fútbol...(aunque no por Gimnasia...jaja) y la verdad que tu relato esta cargado de esa efervescencia única del fanatismo! Me encantó.
Saludos Gil
Flora
(siempre bancando a Boca, en las buenas y en las malas...:P)

Anónimo dijo...

Me doy por satisfecho si te arranque uns sonrisa y la propuesta la acepto gustoso (aparte la última clase terminamos con dos chicas hablando con la profe). También, te recomiendo para pdi ante la negación de algún documento que tendrían que mostrarte, tirale cinco 5 leyes de información, en especial: ley de acceso a la información.

Además, qué gusto encontrar coincidencias con las comentaristas y no sólo por el blog, tmb soy de boca pese a todo y todos y por adopación del lobo. Nos vemos.

El abogado Gallay

Belu! dijo...

Q grande Gil!!! Con tu posteo me hiciste sentir más cerca del partido. Hasta se me piantó un lagrimón!!! (El tripa entiende lo q es ser de este equipo).
Todavía me acuerdo de que ni bien terminó el partido te llamé desesperada y lo mejor que hiciste fue dejar abierto el cel para que los ecuche cantar a lo locooooooooooooooooooooo!!!
No se si te conté lo que me pasó con el partido. Mi viejo se había ido al campo a cazar, y me dijo: me mandas msj con el resultado final, nada más!.
Ni bien terminó lo llamé y se cortaba, porque estaba en el medio de la nada! y desp me enteré que él me escuchaba, pero como yo no, lo único que le decía era: Papá, no sabes, papá.... y lloraba, y NO LE DECÍA GANAMOS!! jajaja.
A lo que mi viejo se re desesperaba.
Hasta que desp de 4 llamadas perdidas, pude hablar con él y llorando los 2 le dije que habíamos ganado, que era una lokura y q las 4 fechas que quedaban iba a ir a todas!
Así que tu nuevo destino, por demás está decirlo es SANTA FE!
VOY A IR, asi que espero que vayas!!! Dale!!!
Valió la pena el viaje y a la mierda con Antro, el LOBO PUEDE MAS!! nos vemos en Santa Fe (Además de la facultad jajajaja)

Besos negritaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

PD: Las fotos son muy Gil!! jejejeje

Anónimo dijo...

que dicee triperaa!! aca andooo soy el tripero porteñoo jaja ... aca estoy con mi comentarioo aunque no tengo mucha inspiracion que digamos pero para escribir algo sobre una pasion por como es gimnasia y una tripera como vos hago el intento ... que decir de ese viaje .... creo que todas las acotaciones la decis vos .. un chofer de mierda , una musica a todo volumen ..como no despertarse con una musica asi no ? el piedrazon , el ruido del "mosquito" a la madrugada mañana bueno en fin todo eso no importa lo importante que es el lobo gano , ya con eso que mas se puede pedir? ..sinceramente un gusto en conocerte asi tal a vos como a tu amiga tambien . Veo que hicistes un muy buen comentario sobre el viaje etc , describiste tal cual como todos nos sentimos ..en el partido en lugar de que la hora se pase , parecia que se retrasaba cada vez mas y mas .. los nervios que corrian en todos los corazones triperos eran cada vez mas fuertee ... el triunfo fue un aullido de alegria y felicidad ..es como si los que estaban en la plata estaban ahi con nosotros .. pero bueno el viaje quedara en el corazon de aquellos tripero que vivieron la experiencia ..mientras tanto Habra que seguir rezando para salvarse! en cuanto a vos ( repito ) un gusto conocerte .." aunque sea menor que vos " pero ya es tema terminado jaja .. asi que nos seguiremos hablando Y paso a paso diriamoss! un abrazo y un beso enorme para usted y toda la gente tripera! y por ultimo , TE ACORDASTE QUE AL CAFE SE LE PONE AZUCAR? jaja un besoo grande! 10 pts tu blog!

Fer dijo...

Brillante

Alejo dijo...

Selis, muy buena la crónica, pero como ya le he puesto en otros comentarios no puede ser que todo sea felicidad y festejo, por qué con el mismo detalle que describe el gol de Gimnasia no describe al burro de San Esteban y esa facilidad que tiene para errar goles, eso debe ser un sentimiento interesante...bueno, como siempre, un poco de mala onda. Muy bueno lo suyo, saludos.Ale

PILI dijo...

Que decir amiga, esta vez no te acompañe en el viaje pero estuve en el proceso de desicion o mejor dicho indesición previa jeje! La verdad que no lo hubiera hecho ni a palos pero con tus decripciones parecio ser divertido todo una aventura, y si es compartido con amigos mejor todavia!

que ganas de mandarnos otro viajecito...hay que empezar a ahorrar!

te quiero gil
siga escribiendo nomas!jeje

Gabo dijo...

Guilda las cosas que te hace hacer el Lobo, es increible tu pasion, creo que debes sentir lo mismo que yo siento con LOST con la diferencia que vos los ves en vivo xD

Nunca hice un viaje no planeado, debe estar bueno, como te fue en Antropologia al final?

Asi que la casita de Tucuman una cagada? jajaja!


BESOS!!!

maxi dijo...

La verdad, me hubiera gusta mucho haver viajado a Tucuman y pasar por toda esa experiencia......!!! Q emocion!! y dar todo por Gimnasia!! Y Vamos LOBO, q de esta salimos!! bueno Gil, muy bueno tu flog, m gusto pasar! muy original, bye bye!!! Besos!!!